El Doble Cuantico - Quien es y como puede ayudarme + Meditacion Guiada para comunicarte con el

Una nueva experiencia de
vida, armonizando espiritu y mente.

MÚSICA:      
Volver a la sección Novedades

  El Doble Cuantico - Quien es y como puede ayudarme + Meditacion Guiada para comunicarte con el

Extracto del libro "Las siete llaves espirituales"

 

El plano del alma nos lleva a un estado de quietud, sin quejas, sin sufrimientos, en el que el juego es escuchar a nuestro corazón, de vivir una vida llena de riquezas, escuchando solo a nuestra intuición. Y cuando hablamos de intuición, nos referimos a la sensación de saber sin la utilización de procesos racionales, la cual involucra una parte del cerebro que trabaja muy rápidamente, permitiendo un equilibrio entre pensamientos y sentimientos.

Tienes corazonadas, sueños intuitivos; te llama por teléfono la persona en la que estabas pensando, te lo encuentras en la calle o toca a tu puerta; despiertas unos segundos antes de que suene tu despertador

Empezaremos a ir más allá de las capacidades naturales más conocidas. Ahora ingresaremos en un mundo misterioso y apasionante, donde encontraremos nuevas facetas de nosotros mismo para comenzar a lograr el equilibrio que lleva a la realización del ser, el momento en que se comienza a aprender a utilizar la conciencia interior, Así, nos convertiremos en una “persona centrada”, con lo cual ya casi no tendremos problemas de salud psicosomáticos. La persona centrada es más exitosa en la vida, porque puede utilizar la intuición de la forma más provechosa.

Simplemente, al cerrar los ojos, conectamos con la intuición. Con la práctica, desarrollaremos la capacidad de hacerlo con los ojos abiertos.

Para tomar una decisión, pregúntate a ti mismo “¿qué camino debo tomar?”, “¿este o aquel?”, “¿debo casarme?”, “¿dejo mi trabajo?”, “¿persigo esta meta?”. Una vez que realizas las preguntas, ejecutas una limpieza mental. Imagina una escoba que barre todos tus pensamientos o una gran lona blanca que baja en tu cerebro. Y lo primero que aparezca, LO PRIMERO, vendrá de tu intuición. Practica esta técnica todos los días y conviértela en un hábito, será el primer paso para tu autorreferencia.

La autorreferencia es la clave de la intuición, escuchar a esa vos interna que siempre nos está hablando, la que nos lleva a un contacto con lo que solemos llamar yo superior o doble astral.

Todos tenemos un “doble” de energía, el yo superior. El cuerpo humano es la computadora que se conecta con ese ser, que soy yo mismo sin programas limitantes, en una velocidad superior, donde el pasado, el presente y el futuro mutan en el momento presente.

Nuestro doble no es el cuerpo astral o etérico del que algunos hablan es verdaderamente nuestro “yo” en otra dimensión.

Imagina un enorme juego de computadora, en el que hay un yo observando el juego, manejando el joystick, y otro yo que es el jugador, el que está dentro del juego. Ese yo del juego somos nosotros, manejados por nuestro yo superior, el que está fuera del juego, –como en la película Matrix hay dos Neo–. Los dos juegan a la vez, con una sola regla: nuestro yo superior nos manda una situación, positiva o negativa, para que nosotros la experimentemos. Nuestro yo superior no está en la dualidad, para él todo es experiencia. Entonces, cuando nosotros aceptamos la situación como parte de nuestra vida, logramos que la experiencia se integre a la fuente, devolviendo la información que se nos pidió jugar.

Ahora bien, ¿cómo se intercambia la información?

Un déjà vu es una pequeña porción de estas aperturas temporales. Podemos lograr el intercambio, tranquilamente aquietando nuestro cerebro y escuchando a nuestro corazón. Nosotros actuamos en base a la mente, el yo inferior. Y nuestro yo superior actúa en base al corazón. Cuando ambos están en perfecta armonía se abren las puertas temporales, donde el flujo de intercambio de información se produce a una velocidad altísima, pudiendo obtenerse la información desde donde la necesitemos: viajes astrales, estudio de casos del método Silva o lecturas de Registros Akáshicos. Nuestro yo superior habla a través de nosotros, o sea, nosotros hablando desde el corazón.

Nuestro “doble” es verdaderamente otro “yo”. Un cuerpo físico y un cuerpo energético. Más adelante, veremos que las partículas sub-atómicas están compuestas por cuarks, que son paquetes condensados de energía; por ende, toda materia del universo es energía condensada.

De manera esquemática, podemos decir que el cuerpo energético informa a nuestro cuerpo físico. Toda partícula emite y recibe ondas; todo organismo recibe y emite informaciones para vivir y sobrevivir.

El presente actualiza futuros potenciales creados por el pasado. Un cambio de pensamiento de un segundo crea numerosos potenciales de equilibrio en un tiempo acelerado, cuya síntesis instantánea en nuestro tiempo conllevaría una puesta en forma rápida de apariencia milagrosa o causal.

Tenemos varias potencialidades en nuestro futuro. Se trata de escoger la mejor para beneficio nuestro y de nuestro planeta, aprendiendo a recibir las informaciones de nuestro “doble”, sin poner en duda su existencia y permitiéndole al doble guiar nuestra vida, dejando nosotros de interferir. ¿Notas cómo a este nivel del 4.° plano, lo que veníamos hablando en los capítulos anteriores empieza a tener cada vez más sentido?

Un buen momento para ponernos en contacto con nuestro “doble” es antes de dormir. Solo lleva las manos a tu corazón, siente el calor, conéctate son tu parte más pura, con tu consciencia, y habla desde tu corazón a un simbólico otro yo. Exponle todos los problemas y pídele que busque la mejor solución posible (entre los posibles futuros).

Debes tener total confianza en que tu “doble” lo resolverá de la mejor manera posible (ya que tu doble eres tú en otra dimensión).

Todas las informaciones de las “aperturas temporales” nos permiten mejorar nuestro presente. Son siempre tan rápidas que nos llegan bajo la forma de intuiciones, sugerencias, premoniciones, etc.

¿Te suena la frase “lo consultaré con la almohada“?

Muchas personas comentan que suelen despertarse espontáneamente alrededor de las 4 de la mañana y que luego les cuesta volver a conciliar el sueño. Esto sucede porque, entre las 3 y las 7 a.m., en lo que muchos llaman el tiempo del espíritu, nuestro yo superior se encuentra prácticamente en todo nuestro cuerpo, recogiendo las informaciones de las experiencias que tuvimos durante el día.

En una conferencia Wyane Dyer expresaba que hasta el mismo poeta Rumi lo describió: “La brisa de la mañana tiene secretos que contar, no regreses a dormir”. Como anécdota, comentó también que en esa franja horaria siempre escribía sus libros, que sentía que no era él mismo, sino su propio espíritu libre quien los escribía, puesto que las palabras fluían casi por sí solas.

El hecho de estar desdoblados sin tener tiempo de darnos cuenta nos da la sensación de saberlo todo intuitivamente, sin tener que pensar en nada. Para ello debemos aquietar nuestra mente y escuchar al corazón.

Una vez más, el factor principal por el que tu doble siempre te va a ayudar es porque “él” es “tú”, y siempre lo será, ya que te asegura la vida después de la muerte, en otro tiempo, pero como es imperceptible lo has olvidado.

Es buscando y reencontrando el contacto con nuestro “doble” que podremos equilibrarnos y entender el objetivo de nuestra vida terrestre. De allí parte que toda búsqueda de la divinidad externa nos lleva a encontrarla dentro. Cualquier sistema, cualquier método, solo es una rama del gran árbol de la vida. Tú eres dicho árbol, escucha esa voz en tu interior que siempre te está hablando.

¿Cómo proyectamos nuestro futuro? La anticipación es un principio vital, la cual se logra escuchando a nuestro doble, ya que, para él, el tiempo es distinto. Son nuestros pensamientos los que proyectan el futuro. Si al caminar por la calle, de pronto, alguien nos da un empujón y pensamos “¡lo mataría!”, con ese pensamiento ya se está abriendo un futuro potencial asesino para nosotros en nuestras aperturas temporales.

Podemos modificar cualquier pensamiento negativo con un sencillo intercambio de información, con un pensamiento contrario y tranquilizador. Así podrá reinar la paz en nuestra vida.

“Reconoce, cancela, sustituye”.

Recursos Relacionados